Leslie Mann y Paul Rudd con los hijos de Apatow

•enero 16, 2012 • Dejar un comentario

 Leslie Mann y Paul Rudd con los hijos de Apatow

Anuncios

Mercurio

•julio 16, 2008 • 3 comentarios

Mercurio es el planeta del Sistema Solar más próximo al Sol, y el más pequeño (a excepción de los planetas enanos). Forma parte de los denominados planetas interiores o rocosos. Mercurio no tiene satélites. Se conocía muy poco sobre su superficie hasta que fue enviada la sonda planetaria Mariner 10, y se hicieron observaciones con radares y radiotelescopios.

Observaciones de la órbita de Mercurio a través de muchos años demostraron que su perihelio gira 43″ de arco más por siglo de lo predicho por la mecánica clásica de Newton. Esta discrepancia llevó a un astrónomo francés muy importante, Urbain Le Verrier a pensar que existía un planeta aún más cerca del Sol, al cual llamaron Planeta Vulcano, que perturbaba la órbita de Mercurio. Durante demasiados años, astronomos aficionados e incluso profesionales afirmaron haberlo visto con sus telescopios, por lo que la teoría de Vulcano cojía poco a poco más fuerza. Ahora se sabe que Vulcano no existe; la explicación correcta del comportamiento del perihelio de Mercurio se encuentra en la Teoría General de la Relatividad.

Formación
Estructura
-Interna
-Externa
-Superficie
-Atmósfera
Órbita
Observación en el cielo
Historia
Sondas actuales

Formación.

Mercurio tiene una cantidad de Hierro más elevada de lo que cabría esperar. Para explicar esta situación surgen dos teorías:
La primera sugiere que inicialmente Mercurio tenía una proporción de silicato metánico (condrito) similar a la de los meteoritos, y una masa aproximadamente del 2’25 de la actual. Entonces fué golpeado por un planetesimal de 1/6 de su masa, que por el impacto desprende del planeta la mayor parte de la corteza original y manto, dejando el núcleo como componente principal de la estructura interna.
La segunda dice que Mercurio podría haberse formado en una nebulosa planetaria, antes de que la energía del Sol se estabilizara. Al principio tendría el doble de su masa actual, pero cuando el protosol se contrajo, las temperaturas oscilaban entre los 2500 y 3500ºk, llegando a alcanzar incluso los 10000ºk. La mayor parte de la superficie se evaporaría, llenando la atmósfera del planeta de vapor de roca, que más tarde se disiparía por el espacio.
La tercera propone que la nebulosa planetaria causó la resistencia física sobre las partículas del disco de acrecimiento (crecimiento de un cuerpo por agregación de cuerpos menores) de Mercurio, lo cual hizo que numerosas partículas de materia ligera de dicho disco se perdieran.

Estructura.

Estructura interna.

Mercurio tiene un contenido del 70% metales y el resto silicatos. Para explicar la alta densidad de Mercurio, la segunda más grande de todo el Sistema Solar, el núcleo tiene que ocupar un gran volumen, y ser rico en Hierro. Se ha demostrado que el núcleo del planeta más cercano al Sol está fundido, algo que no se esperaba debido a que los planetas de menor tamaño se enfrían antes en su interior.

Durante 5 años se hicieron mediciones con instrumentos de alta precisión para intentar captar pequeñas perturbaciones en el giro propio del planeta, y se ha descubierto que tiene unas libraciones (perturbaciones) del doble de lo esperado para un cuerpo solido, debido a que al estar fundido el núcleo, no está obligado a girar al mismo ritmo que el caparazón que lo envuelve.

Para que esto sea posible, tendría que existir tambien algún metal más ligero, como el Azufre, para que disminuya la temperatura de fusión. Este hecho explicaría el débil campo magnético de Mercurio (1% de la terrestre).
Además, tiene un manto de unos 600 Km de grosor y una corteza de unos 100-200 km con numerosos escarpes producidos por los enfriamientos del planeta.

Superficie.

Característica por la presencia de numerosos impactos de meteoritos. Los más recientes se caracterizan por tener un pico central. Los más antiguos sufren una erosión muy fuerte, entre otros motivos debido a los bruscos cambios de temperatura que sufre (de 623ºk hasta los 103ºk).


Hace unos 4000 millones de años, sufrió un intenso bombarde de meteoritos gigantes que aún hoy pueden apreciarse en su superficie. Además, la presencia de volcanes dieron lugar a cuencas y depresiones que forman planicies lisas parecidas a los mares de la Luna. De modo que las jóvenes llanuras son la consecuencia de lava que entierra zona de cráteres.


Además tiene su superficie flexada como consecuencia de la fuerte marea solar, 17% más fuerte que la que ejerce la Luna sobre la Tierra.
Si hablamos de la superficie de Mercurio, es parada obligatoria hablar de la Cuenca de Caloris, una de las mayores depresiones meteóricas del Sistema Solar, con un diámetro de 1550 km. Además tenemos La Araña, un centerar de grietas estrechas en suelo liso en cuyo centro hay un crater. Su albedo (la relación de la radiación que cualquier superficie refleja sobre la que incide sobre ella) es superior al de los terrenos circundantes, y su razón es desconocida.
Justo en el lado opuesto a Caloris, se encuentra el Terreno Extraño, unas cordilleras cuyo origen se cree que se debe al mismo meteorito que formó Caloris, debido a que las ondas de choque geneneradas por el impacto atravesaron el planeta, fracturando la superficie.


Pese a las altas temperaturas del planeta, se habla de la existencia de hielo en cráteres profundos cerca de los polos que nunca son expuestos a la luz. Su descubrimiento se debe a que el hielo es muy reflectante al radar, y se han obtenido imágenes de ese tipo cerca de los polos. Aunque el hielo no es la única explicación para las imagenes de radar, es la más probable. Se calcula alrededor de una tonelada de hielo, de tan solo unos pocos metros de profundidad.

Atmósfera.

Fué el Mariner 10 quien demostró su existencia. Es tenue, constituida por K, Na y trazas de otros elementos. Su presión es la cien milésima parte de la presión atmosférica terrestre. Es tan liviana debido a que es un planeta pequeño y por tanto no tiene gravedad suficiente para retener una densidad atmosférica relevante. Esta atmósfera de átomos no estables pierde y reemplaza sus elementos de formas diversas:
-H y He del viento solar.
-He, Na y K de la caida radioactiva de elementos dentro de la corteza.
-Vapor de agua presente probablemente por el impacto de cometas.

La MESSENGER confirma una atmósfera tan tenue que es extraño que sus átomos choquen entre si, y descubre una cola, Na en abundancia, en dirección opuesta al Sol, de hasta 40000 km.
Además descubrió una asimetría Norte Sur en la distribución del Na y H.

Órbita.

La oblicuidad de la eclípitica es de 0’01º (la de la Tierra es de 23’5º) por lo que en su ecuador solo se puede ver el Sol 0’01º al norte y al sur del cénit.
Amaneceres dobles.
El Sol aparece, se detiene, vuelve a esconderse por donde ha salido, y sale de nuevo para hacer su recorrido habitual. Este acontecimiento solo se observa así desde algunos puntos del planeta. En otros puntos se detiene el Sol para hacer un movimiento de giro.
Esto es debido a que cuatro días antes del perihelio, la velocidad angular orbital de Mercurio excede la velocidad angular rotatoria.

Observación en el cielo.

Magnitud aparente entre -2 y 5’5.
Su observación es complicada debido a su cercanía al Sol, y puede observarse poco tiempo durante el crepúsculo de la mañana y la noche. El Hubble no puede observarlo debido a que la luminosidad rebasa los límites de seguridad impuestos para el telescopio espacial.

Historia.

Las primeras menciones sobre Mercurio datan del 3000 A.C. por los sumerios. Los babilonios (2000-500 A.C.) lo llamaron Nabu o Nebu, el mensajero de sus dioses.
Los griegos, por su parte, le dieron dos nombres, Apolo cuando se veía por las mañanas, y Hermes, cuando podían observarlo al anochecer, hasta que Pitágoras dijo que se trataba del mismo astro.
Las primeras observaciones con telescopio fueron llevadas a cabo por Galileo (S. XVII). En 1880, Giovanni Schiaparelli dijo que la rotación del planeta era de unos 88 dias, coincidiendo así con su periodo de translación, de manera que la teoría de la rotación sincrónica se hizo famosa. Esta teoría proponía el mismo fenómeno que sucede con la Luna, que siempre presenta la misma cara hacia nosotros, ya que su translación y su rotación, coinciden. Los astrónomos pensaron que con Mercurio sucedía lo mismo debido a que precisamente en los mejores momentos para observar el planeta, coincidía la misma cara observable.
Según esto, si presentase un lado oculto, una cara eternamente en las sombras, ese lado estaría completamente helado, pero mediciones por radar demostraron que las temperaturas de la cara oculta eran mucho mayores de lo esperado.

Sondas actuales.

Después del gran éxito alcanzado por el Mariner 10, la sonda MESSENGER, de la NASA, es la actual encargada de explorar Mercurio. Tras su primer sobrevuelo el 14 de Enero de este mismo año que ya ha servido para desmentir bastantes calculos y estimaciones que se esperaban, hará otra pasada programada para este año, y su misión concluirá en 2012, para acabar estrellado contra el planeta en 2016.
El principal problema que surge a la hora de enviar misiones no tripuladas hacia el planeta más cercano al sol es el combustible, debido a que tiene que activar sus propulsores para entrar en la órbita que le envía hacia Mercurio y aguantar allí las continuas arremetidas de la fuerza solar. Además, para aterrizar en Mercurio debería hacer uso de muchísimo combustible por las características gravitacionales del planeta.

El próximo proyecto pensado para el estudio de Mercurio es BepiColombo, llevado a cabo por la ESA (Agencia Espacial Europea) y la NAXA.

Información obtenida de NASA, Wikipedia y utahskies.org

El Sol

•febrero 14, 2008 • 12 comentarios

Por fin podemos continuar indagando en los misterios del universo. Hoy daremos un pequeño paso más y desvelaremos algunos secretos del Sol.

El Sol

Hoy día podemos referirnos al Sol como la estrella más cercana a la Tierra, principal fuente de energía de nuestros sistemas que nos llega principalmente en forma de luz y calor. Contiene más del 99% de toda la materia del Sistema Solar, y ejerce una fuerte atracción sobre los cuerpos, haciéndolos girar a su alrededor, lo que conocemos como órbitas. Tiene unos 4650 millones de años, y contiene combustible suficiente para seguir activo durante 5000 millones de años más. El Sol, y a la vez todo el Sistema Solar, gira en torno al centro de la Vía Láctea a una velocidad de una vuelta cada 200 millones de años. Actualmente, nos dirigimos hacia la constelación de Hércules a una velocidad de 19 Km/s.

Pero no siempre hemos sabido esto. Desde los pensadores clásicos se estableció la teoría Geocéntrica, que establecía a la Tierra como el centro del Universo, alrededor de la cual giraban todos los astros. Esto despistó durante mucho tiempo a los científicos, hasta que Copernico se atrevió a desmentir esta teoría. Él propuso una de las ideas más impactantes de la historia de la humanidad, el Heliocentrismo, asegurando que el centro del Universo era el Sol, y la Tierra era tan solo otro más a su alrededor. La Iglesia, por su parte, prefería desmentir todas estas ideas que chocaban con sus creencias divinas, por lo que, con el apoyo de la Inquisición, la cual tenía potestad para quemar en la hoguera y torturar a los infieles, hizo firmar a Copernico un documento en el que afirmaba mentir en todo lo que dijo.

Sin embargo, con el paso del tiempo y los avances tecnológicos hemos seguido escudriñando en este afán por conocer, lo que nos ayuda a conocer un poco más el Universo.

Características generales.
• Tipo espectral: G2.
• Edad: 4,6 x 109 años
• Masa: 1,99 x 1030 kg
• Radio: 6,96 x 108 m
• Velocidad de escape en la fotosfera: 618 km/s
• Temperatura del núcleo: 15.000.000° K
• Temperatura superficial: 5200° K
• Luminosidad: 3,86 x 1026 W
• Magnitud absoluta: 4,74M
• Magnitud aparente: -26,7m
• Periodo de rotación ecuatorial: 25,4 días
• Distancia media a la Tierra: 1,50 x 1011 m

Estructura y Composición.
Dividimos el Sol en varias capas, siendo estas, desde dentro hacia afuera:

Capas del Sol
Núcleo. Es donde se produce la fusión nuclear, debido a las altas temperaturas, produciéndose la energía.
Zona Radiativa. Los fotones (partículas portadoras de todas las formas de radiación electromagnética, incluyendo a los rayos gamma, los rayos X, la luz ultravioleta, la luz visible, la luz infrarroja, las microondas, y las ondas de radio) intentan escapar al exterior. Esta huída puede alargarse a unos 100000 años debido a que los fotones son absorbidos continuamente y reemitidos en otra dirección.
Zona Convectiva. Se produce el fenómeno de convección (transporte de calor por medio de las corrientes ascendente y descendente del fluido).
Fotosfera. Es una capa delgada, de unos 300 Km. De ella irradia luz y calor al espacio. Es lo que podemos apreciar desde la Tierra, y tiene una temperatura de unos 6000ºC con algunas zonas frías de 4000ºC, que son las manchas solares.
Cromosfera. Esta capa solo es visible en la totalidad de un eclipse de Sol. Tiene un color rojizo, densidad muy baja y temperatura altísima, de medio millón de grados. Está formada por gases enrarecidos y fuertes campos magnéticos.
Corona. Capa de gran extensión. Temperatura elevada y densidad baja. Formada por gases enrarecidos y campos magnéticos gigantes que varían continuamente.

En el interior, donde la temperatura llega a los 15 millones de grados, con una presión altísima, suceden las reacciones nucleares mediante las cuales se liberan protones (núcleos de Hidrógeno) que se funden en grupos de cuatro para formar partículas α (núcleos de Helio). Cada partícula α pesa menos que los 4 protones juntos, liberándose la diferencia hacia la superficie en forma de energía. Es tanta la energía producida, que un solo gramo de materia solar es el equivalente a 2’5 millones de litros de gasolina.

Con esto, podemos deducir que el sol es cada vez más ligero. De hecho, cada segundo, 700 millones de toneladas de Hidrógeno son convertidas en cenizas de Helio, y desprende 5 millones de toneladas de energía pura.

Actividad solar.
Manchas solares. Diferenciamos dos partes, la Umbra (parte central más oscura) y la Penumbra.
Se desconoce por qué son frías, aunque se cree que puede ser debido al campo magnético que no permite la convección debajo de ellos. Las manchas solares tienden a crecer, y pueden durar días e incluso meses. Gracias a las manchas solares se reveló el periodo de rotación del Sol que va desde los 25 días en el ecuador hasta los 36 días cerca de los polos. Más adentro parece que todo gira cada 27 días. Esto es lo que se conoce como rotación diferencial.
Las manchas solares no aparecen en número constante, y varían en un periodo de 11 años, llamado ciclo solar, donde el Sol invierte drásticamente sus polos.

  Manchas Solares

Protuberancias solares. Chorros de gas caliente desde la superficie que llegan a muchos miles de km. de distancia. Las mayores llamaradas pueden durar incluso varios meses. El campo magnético del sol desvía algunas llamaradas formando arcos. Esto ocurre en la corona, a unos 100000ºC. Este fenómeno es espectacular, como puede apreciarse en las imágenes del video enlazado a continuación. Se trata de nubes de materia a una temperatura más baja y con una densidad mayor que la de su entorno.

Protuberancias Solares

Viento solar. Es un flujo de partículas (principalmente protones y electrones) que escapan de la atmósfera externa del Sol a altas velocidades y penetran en el Sistema Solar, hasta la heliopausa, como definimos en la actualización anterior. Hablamos entonces de la Heliosfera. Llega cerca de la órbita terrestre a una velocidad de unos 400 km/s. Son los causantes de las auroras boreal y austral.

Aurora Boreal

Debemos mencionar pues la Magnetosfera, Magnetosferaregión alrededor de la Tierra en la que el campo magnético terrestre desvía la mayor parte del viento solar formando un escudo protector contra las partículas cargadas de alta energía procedentes del Sol. La magnetosfera terrestre no es única en el Sistema Solar y todos los planetas con campo magnético poseen una magnetosfera propia. Las partículas del viento solar que son detenidas forman los cinturones de Van Allen. En los polos magnéticos, las zonas en las que las líneas del campo magnético terrestre penetran en su interior, parte de las partículas cargadas son conducidas sobre la alta atmósfera produciendo las auroras boreales.
A la magnetosfera afecta el llamado máximo solar, o Solarmax, que es cuando superan los vientos solares la capacidad de retención de la magnetosfera. Esto llegó a costar en una ocasión más de 1000 millones de dólares en reparaciones, debido a que afecta estrepitosamente a todas las comunicaciones terrestres. Hace unos años estábamos desprotegidos frente a estos ataques, pero la sociedad actual no puede permitirse estos desastres, por lo que hoy día, una flota de más de 2000 satélites alrededor de la Tierra está alerta para informar de estas radiaciones, que por supuesto afecta también a los astronautas y acabaría con sus vidas.

El Sol es espiado continuamente por varios satélites, pero sobre todo destaca el SOHO, creado por la Agencia Espacial Europea con la colaboración de EEUU y lanzado al espacio por la NASA, a quien pertenece la mayoría de las imágenes mostradas en los videos.

 El sol 

Aunque en el 2001 peligró seriamente su vida. Estando preparado para fotografiar el cambio de ciclo solar, por un error en las órdenes, en una fracción de segundo pasó de ser el líder de las observaciones solares, a congelarse, quedando totalmente inservible. Durante tres meses los científicos probaron hasta 12 métodos distintos para hacerlo revivir, pues se negaban a abandonar su ambicioso proyecto, pero a los tres meses, volvió a activarse, demostrando la gran resistencia criogénica de sus componentes y mostrándonos estas imágenes increíbles.

[Youtube=http://es.youtube.com/watch?v=kX3_BXj4UDo&feature=related]

Información obtenida de AstroMía, NASA, SolarMax. Imágenes obtenidas de astro-digital.com, y astrofotos.com.es.

El Sistema Solar

•enero 30, 2008 • 6 comentarios

Bienvenidos a este blog que desde hoy mismo doy por inaugurado. “El telescopio de Rauko” es el reflejo de ese deseo frustrado (de momento) mío de conocer el espacio…

Con “El telescopio de Rauko” pretendo empaparme de los diversos conocimientos derivados o cercanos a la Astronomía, obligándome a profundizar en todos los temas que vaya abordando (e incluso me podéis sugerir temas sobre los que hablar) para aprender más y más… o eso espero.

Después de mucho pensarlo he llegado a la conclusión de que lo mejor será empezar por lo básico, desde lo más cercano, y con el tiempo, si todo sale bien, ir alcanzando conocimientos más complejos. De modo que esta primera entrada voy a abordar El Sistema Solar.

Venid conmigo a mirar por este telescopio…

  

  El Sistema Solar.

Situamos al Sistema Solar dentro de La Vía Láctea, una galaxia cualquiera del basto Universo. Está compuesto por una estrella central, el Sol, alrededor de la cual 8 planetas trazan órbitas elípticas. Tenemos que tener en cuenta también otros cuerpos interplanetarios que orbitan alrededor del Sol.

Características generales.
Todos los planetas, los asteroides y la mayoría de los satélites orbitan alrededor del sol en la misma dirección, antihoraria si se observa desde el polo Norte del Sol. Podemos trazar un plano aproximado por el que pasan las órbitas elípticas de estos cuerpos, al que vamos a llamar eclíptica, aunque hay algunos cuerpos como Plutón y gran parte de los objetos del Cinturón de Kuiper que orbitan con una inclinación especial a la eclíptica.

Según sus características, y avanzando del interior al exterior, los cuerpos que forman el Sistema Solar se clasifican en:

Sol. Una estrella de tipo espectral G2 que contiene más del 99% de la masa del sistema.
Planetas. Divididos en planetas interiores, también llamados terrestres o telúricos, y planetas exteriores o gigantes. En total, el Sistema Solar tiene 8 planetas, 4 rocosos y 4 gaseosos. Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno han sido denominados planetas gaseosos por contener en sus atmósferas gases como Helio, Hidrógeno y Metano, pero no se sabe a ciencia cierta la estructura de su superficie.
Planetas enanos. Esta nueva categoría inferior a planeta la creó la Unión Astronómica Internacional en agosto de 2006. Se trata de cuerpos cuya masa les permite tener forma esférica, pero no es la suficiente para haber atraído o expulsado a todos los cuerpos a su alrededor. Cuerpos como Plutón, Ceres o Eris están dentro de esta categoría.
Satélites. Cuerpos mayores orbitando los planetas, algunos de gran tamaño, como la Luna, en la Tierra, Ganímedes, en Júpiter o Titán, en Saturno.
Asteroides. Cuerpos menores concentrados mayoritariamente en el cinturón de asteroides entre las órbitas de Marte y Júpiter. Su escasa masa no les permite tener forma regular.
Objetos del cinturón de Kuiper. Objetos helados exteriores en órbitas estables, los mayores de los cuales serían Sedna y Quaoar.
Cometas. Objetos helados pequeños provenientes de la Nube de Oort.

El espacio interplanetario contiene material disperso proveniente de la evaporación de cometas y del escape de material proveniente de los diferentes cuerpos de gran masa. Diferenciamos polvo interplanetario, partículas microscópicas sólidas, y gas interplanetario, flujo de gas y partículas cargadas formando un plasma que es expulsado por el sol en el viento solar.

El límite de este Sistema Solar se sitúa a unas 100UA (1UA equivale a 149.597.870 kilómetros (± 30 metros)), unos 15000 millones de Km., que es aproximadamente donde a región de interacción entre el viento solar y el medio interestelar originado de la interacción con otras estrellas, llamado heliopausa, límites de influencia del Sol.

Estructura.
Las órbitas de los planetas mayores se encuentran ordenadas a distancias del Sol crecientes de modo que la distancia de cada planeta es aproximadamente el doble que la del planeta inmediatamente anterior. Esta relación viene expresada matemáticamente a través de la ley de Titius-Bode, una fórmula que resume la posición de los semiejes mayores de los planetas en Unidades Astronómicas. En su forma más simple se escribe:

α= 0’4 + 0’3k

donde k = 0, 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128.

En esta formulación la órbita de Mercurio se corresponde con (k=0) y semieje mayor 0,4 UA, y la órbita de Marte (k=4) se encuentra en 1,6 UA. En realidad las órbitas se encuentran en 0,38 y 1,52 UA. Esta ley no ajusta todos los planetas (Neptuno está mucho más cerca de lo que se predice por esta ley). Por el momento no hay ninguna explicación de la ley de Titius-Bode y muchos científicos consideran que se trata tan solo de una coincidencia.

Los planetas
Según la definición adoptada por la U.A.I. (Unión Astronómica Internacional), el 24/08/2006, un planeta es un cuerpo celeste que:
(a) Gira alrededor de una estrella (el Sol para los planetas del Sistema Solar).
(b) Tiene suficiente masa para que su gravedad supere las fuerzas del cuerpo rígido, de manera que asuma una forma en equilibrio hidrostático (prácticamente esférica).
(c) Ha despejado la zona de su órbita

Tienen diversos movimientos, los más importantes (y fáciles de entender) son rotación y translación:
.- Por el de rotación, giran sobre sí mismos alrededor de un eje (determinando los días).
.- Por el de translación, describen órbitas alrededor del Sol (determinando los años).

Una vez que conocemos por encima los componentes del Sistema Solar y sus límites, pasaremos a profundizar en cada componente, pero creo que por hoy, y para empezar, son ya suficientes generalidades las que hemos visto. Quiero decir que he coloreado de dos colores distintos algunas ideas. Las coloreadas en azul, son conceptos que en mayor o menor medida se podían desconocer, pero que se han explicado por encima. Más adelante se profundizará en ellos. Las coloreadas en rojo, son conceptos que se definirán en otras entradas, ya que ahora se nos sale del tema y sería dar demasiadas vueltas. Si no se ha terminado de entender un concepto azul, preguntadme e intentaré explicarlo mejor.